Idioma Número
La danza de Hauara, aproximación semiológica etnográfica
La danza de Hauara, aproximación semiológica etnográfica
Número 50

Abdelah Elhilali, investigador en sociolingüística, análisis del discurso y de la cultura popular. Marruecos

Quien ve las danzas folclóricas marroquíes desparramando sus especies sobre los platos del espectáculo presentado en los festivales culturales o en las diferentes celebraciones populares, no puede menos que caerse prisionero de un sentimiento especial, donde se mezclan el gozo, el asombro y otras cosas que pasan de los límites de la descripción. Este nivel oculto quizás es el que estimula a algunos investigadores, entre quienes nos encontramos, a no pararse en el umbral del asombro, y atreverse a utilizar todo lo que poseen de intuición para intentar comprender los significados que presentan aquellas danzas.

He elegido trabajar sobre una danza que vive en la región de Hauara, que está situada en el llano de Sus en Marruecos, debido a su singular coreografía, el especial matiz de su formación humana, la dimensión estética y cultural de los movimientos corporales de sus bailarines y el simbolismo de los instrumentos de ritmo que la acompañan, es la danza de “Lagta” o “Lunasa” o simplemente la “danza de Hauara” se queremos librarnos de cualquier designación local. Voy a partir de un marco general, donde presento ejemplos analíticos próximos al tema de la danza, después formare un ejemplo analítico especial que une la semiología y la etnografía, y es el que adaptare, debido a que contiene aspectos que no tienen redundancia en el que insiste Emile Benveniste, y que exige dos sistemas semióticos diferentes (el sistema de la danza y el sistema lingüístico por ejemplo), que no pueden sustituir el uno al otro, y que el hombre no utiliza numerosos sistemas para una sola relación semántica. Pero también somos conscientes de que el indicio artístico tiene en su totalidad una función estética, y goza de una independencia que hace que su valor este en sí mismo, y que algunas artes que versan sobre un tema determinado, tienen una segunda función, que es la función comunicativa.

El análisis del nivel coreográfico, el nivel contextual y el nivel de accesorios utilizados en la danza de Hauara nos llevaron a los siguientes resultados:

-La danza de Hauara es una exhibición donde compenetran un conjunto de sistemas semiológicos.

-Su significado consiste en primer grado en sí misma, y este nivel semántico se realiza cuando el receptor  siente que el contagio de la movilidad de los bailarines le invade, y consiste, también, en las sugerencias que la unión en movilidad más distinguida crea a nivel estético, lo que hace de ella la cumbre de la danza, su foco simbólico y centro de referencia para otras unidades de movilidad.

-Los bailarines de “Lagta” representan cuerpos presentes que escriben sobre la movilidad de otros cuerpos ausentes. De este modo la investigación sobre el significado sugestivo de “Lagta” nos llevó a que el signo céntrico de donde hay que partir es el dialogo coreográfico entre el bailarín y la bailarina, y eso porque nos pone entre dos personas: una persona que castiga, sus movimientos expresan el “azotamiento” o “lapidación” y otra persona castigada que se tuerce del dolor corporal que sufre. “La taccheta” (vestido de mujer en las fiestas) que viste la bailarina, desempeña un papel funcional en destacar los movimientos, las exageraciones y la lentitud en su desaparición ante la vista del espectador, trazando los limites de movilidad del cuerpo que se oculta debajo de ella.

-Se juntan el nivel de movilidad, el nivel rítmico y el nivel lingüístico para consagrar el significado sugestivo del “castigo”

-El análisis que hemos realizado, se considera relativo, y por consiguiente no reivindicamos que el asunto se ha resuelto definitivamente en cuanto a las dimensiones semánticas de la danza de Hauara.